¿Qué determina la abundancia de plagas en trigo y sus enemigos naturales?

Esta publicación de blog también está disponible en inglés.

Los enemigos naturales de las plagas, incluidos los predadores como las larvas de crisopas y sírfidos y las avispas parasitoides, brindan el servicio ecosistémico de control biológico de plagas. Diseñar paisajes agrícolas que promuevan este servicio es uno de los principales objetivos de la intensificación ecológica de la agricultura. Sin embargo, esto puede ser un desafío debido a la diversidad de plagas y enemigos naturales, y las diferentes formas en que responden al paisaje que rodea un campo cultivado. Por ejemplo, aunque se espera que los paisajes complejos con grandes cantidades de hábitats seminaturales beneficien a los enemigos naturales, esto no siempre es así.

Photo1b blog
Franja de flores con varias especies de plantas al borde de un campo cultivado. Foto: Ezequiel Gonzalez

Uno de los factores que podría jugar un papel importante en el control biológico es la disponibilidad de recursos específicos como las flores. Muchos depredadores y parasitoides necesitan comer néctar y polen en algún momento de su ciclo de vida y pueden vivir más tiempo y tener más descendencia cuando consumen recursos florales. Si bien muchos estudios han demostrado que sembrar plantas con flores puede aumentar la abundancia de enemigos naturales, la influencia de la cantidad y diversidad de flores a escala de paisaje no es tan conocida.

Por esto, en nuestro artículo reciente, estudiamos si la disponibilidad y diversidad de flores en el paisaje, la cobertura de distintos hábitats (hábitats seminaturales y cultivos) o la forma y distribución espacial de estos hábitats influían en la abundancia de plagas del trigo (pulgones y escarabajos de las hojas de los cereales) y sus enemigos naturales (predadores y parasitoides).

Para ello, seleccionamos 19 campos de trigo de invierno en el suroeste de Alemania que estaban rodeados por cantidades variables de diferentes hábitats y flores. Identificamos y medimos el área cubierta por especies de plantas con flores a través de muestreos exhaustivos en todos los bordes de ambientes leñosos, setos, pastizales y campos cultivados. Utilizando redes de barrido y observaciones visuales, contamos la abundancia de insectos en tres fases diferentes de crecimiento del trigo.

wheat pest blog
Enemigos naturales de las plagas del trigo. A) Huevo de crisopa depositado sobre una hoja de trigo. C) Larva de sírfido comiendo pulgones. B) Sírfido adulto alimentándose de una flor de Phacelia tanacetifolia. Foto: Ezequiel Gonzalez

Encontramos que los sírfidos y las crisopas, que dependen de los recursos florales cuando son adultos, se beneficiaron de grandes áreas y una alta diversidad de flores en el paisaje, respectivamente. La mayoría de las flores de nuestros paisajes se encontraron en hábitats boscosos seminaturales, lo que demuestra que mantener una red de estos hábitats puede ser una buena forma de promover insectos beneficiosos. Sin embargo, las crisopas se asociaron negativamente con un índice específico basado en las flores que prefieren, por lo que concentrar algunos recursos podría reducir el movimiento de las crisopas y la colonización de los campos cultivados. Otros enemigos que no dependen de las flores se vieron afectados por características del paisaje y aumentaron con el tamaño de los campos cultivados (mariquitas y parasitoides de pulgones) o disminuyeron con la cantidad de tierra cultivable (chinches predadoras).

Sorprendentemente, las plagas del trigo no se relacionaron negativamente con sus enemigos, lo que significa que no se encontraron signos claros de control biológico de plagas. Mientras que el pulgón del grano inglés (Sitobion avenae) fue más abundante en paisajes con más hábitats seminaturales, el pulgón del grano rosa (Metopolophium dirhodum) mostró el patrón opuesto. El pulgón de avena (Rhopalosiphum padi) y los escarabajos de las hojas de los cereales (Oulema spp.) fueron menos abundantes en paisajes con más bordes entre hábitats. Creemos que estas diferentes respuestas están conectadas con los requisitos ecológicos de estas especies (por ej., hábitats de hibernación y plantas hospedantes alternativas) y podrían estar reflejando los efectos de otros enemigos naturales que no fueron capturados por nuestros muestreos, como arañas y carábidos.

Nuestros resultados mostraron que las plagas del trigo y sus enemigos responden de diferentes maneras a los hábitats y recursos ubicados alrededor de un campo de trigo. Si bien tener más plantas con flores en los paisajes agrícolas puede aumentar la abundancia de predadores que las consumen activamente, esto no se tradujo en un mayor control de plagas. Sin embargo, diseñar paisajes que ofrezcan estos recursos florales a lo largo de los bordes de los hábitats boscosos también puede desfavorecer a las plagas dominantes de los cereales.

Leer el documento completo Ecological requirements drive the variable responses of wheat pests and natural enemies to the landscape context en Journal of Applied Ecology.

One thought on “¿Qué determina la abundancia de plagas en trigo y sus enemigos naturales?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s